Viernes 14 de agosto | 08:00 pm
Cuando se experimenta una contracción tan prolongada y profunda como la que está soportando las exportaciones peruanas, el evento más esperado es que ésta termine. Obviamente, no hay crisis que sea eterna, por un lado y, por otro, nadie quiere acercarse a un punto en el que se produzcan daños profundos e irreparables.
 
En ese sentido, preocupa sobremanera llegar a fin de mes y comprobar que las estadísticas siguen siendo negativas. Asimismo, cualquier indicador positivo va a despertar la esperanza de que la crisis llegó a su fin. En este escenario, es aconsejable mantener una objetividad firme para evitar ser arrastrado por las corrientes de pesimismo y optimismo exacerbados.
 
En mayo, se destacó el crecimiento de las exportaciones pesqueras tradicionales (100%). Sin embargo, sabemos que el incremento de la extracción de pescado no es sostenible en el resto del año debido al Fenómeno del Niño y porque la caída del precio de la harina de pescado, de modo tal que, el valor acumulado de las exportaciones en el primer semestre sigue siendo menor que las exportaciones del mismo período del 2014 en -40%.
 
En junio tenemos el fuerte incremento de la producción de cobre en 46 mil toneladas que dispara las exportaciones de éste mineral en 20% e impacta positivamente en la exportación minera haciéndola crecer en 7.9%. Este evento tiene un impacto particularmente importante en las expectativas debido a que desde hace dos años, el MEF ha colocado casi todas sus esperanzas de recuperación en la entrada en operación de importantes proyectos mineros. Proyectos, como Constanza y Toromocho, que recién están mostrando resultados este año.
 
Añádase a este análisis, la nota de prensa emitida por el INEI anunciando el fin de la crisis exportadora basándose en una medición de las exportaciones que recoge solamente la evolución del volumen exportado que da un salto estadístico debido a la mayor exportación de cobre, dejando de lado el comportamiento de los precios que todavía siguen siendo adversos al Perú.
 
Lo cierto es que, en el semestre, las exportaciones mineras siguen cayendo en -8.6%, las exportaciones tradicionales en -19.2% y las totales en -15.7% y todo indica que cerrarán el año con variaciones porcentuales negativas.
 
Objetivamente, lo positivo en las estadísticas de junio es que la recuperación de las exportaciones de cobre si son sostenibles en el futuro y lo serán más en el futuro cuando se incorporen nuevos proyectos; de modo tal que la mayor producción terminará compensando la caída de los precios.
 
En el mismo ánimo objetivo, debemos señalar que la realidad de las exportaciones no tradicionales sigue siendo preocupante ya que la caída de las mismas en -7.5% en el primer semestre y en -9.7% en junio revelan un deterioro creciente en el tiempo.
 
Es esta contracción de las exportaciones con valor agregado la principal razón de la salida de mercado de 2,344 empresas y la pérdida de 86 mil puestos de trabajo.
 
Lo más grave es que, lejos de avisorar señales de recuperación, vemos un futuro dominado por las amenazas del Niño y la inacción del MEF para adoptar medidas de emergencia para evitar daños mayores.

Comentarios  

+1 #1 Héctor Mamani 17-08-2015 22:22
Estimado Sr. Eduardo Amorrortu
Muchas gracias por la información brindada, con la objetividad precisa que muestre el verdadero panorama actual.
No obstante, tengo dudas respecto a cómo cambiará dicho panorama ante las medidas tomadas por China a efectos de mejorar la competitividad de sus productos.
Espero pueda prestar atención a mi interrogante.
Saludos
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar