Viernes 04 de septiembre | 18:00 pm

Si un ciudadano peruano de unos 50 años, poco habituado al seguimiento de los indicadores económicos, leyera en los diarios que el Perú está sufriendo una desaceleración económica, un incremento de la inflación, un mayor déficit en las cuentas gubernamentales y en las cuentas externas, y que además, está perdiendo reservas internacionales y está pensando en endeudarse, probablemente se sentiría transportado en el tiempo hacia los años 80, en los que trataba de escapar de la dura situación económica escuchando “yo soy un desastre” de Timbiriche o “Thriller“ de Michael Jackson.

La mayoría de peruanos que pasó por esos locos 80 sufriendo uno de los capítulos más oscuros de la historia económica del Perú y que, luego de grandes sacrificios adicionales, afrontó profundas reformas económicas para construir las bases de una nueva manera de crecer, basada en las exportaciones e inversiones y en la generación de divisas, se preguntará, en qué momento se revirtió el modelo y se reavivaron los problemas que padecimos en aquel entonces.

Felizmente, para tranquilidad de esta generación de peruanos, el país tiene más de 60 mil millones de reservas internacionales y un mejor posicionamiento en el mercado internacional a través de sus exportaciones no tradicionales desarrolladas en los últimos 10 años. Por lo tanto, estamos lejos de reeditar el desastre de los 80.

Sin embargo, la analogía es válida para invitar a una reflexión a nuestras autoridades económicas, que encuentran en la crisis internacional agravada la gran justificación para el deterioro de los indicadores económicos y se presentan con un programa fiscal expansivo que sería el factor reactivador de la economía.

El punto central es que no fue la política fiscal ni monetaria la que nos permitió tener un largo ciclo de crecimiento económico. Estas, ciertamente ayudaron a tener estabilidad, pero fueron las reformas las que nos dieron otras capacidades para crecer. En ese mismo sentido, habiendo entrado el mundo en una nueva era global y habiéndose descuidado nuestra adaptación a ese nuevo orden, lo que necesitamos ahora son reformas diferentes.

Nuevas instituciones y mejores relaciones entre ellas es por tanto lo que se requiere para dejar de lado la desorientación, el conflicto y el desánimo que predomina en el ambiente económico del país.

Comentarios  

0 #2 Daniel Manrique 08-09-2015 12:23
Para realmente comprender lo que sucedia en los 80 hay que comprender la historia economica,demografica y social de cada pais ,teniamos malos gobernantes que han actuado de manera iresponsable ya sea por que no habia una linea orientada hacia el progreso del pais ,algunos eran jovenes e facil de influenciar ,a veces no solo hay que tener voluntad hace falta el concenso nacional ,velazco,terry,garcia e fujimori fueron etapas que marcaron el pais (ojo no soy fujimorista) pero no se puede negar que fue el sr Alberto quien sento las bases para el sviluppo del pais ,escrito esto el peru nosotros necesitamos un guia democratico,profecional,nacionalista,que tenga una vision real del mundo actual y que sea reconocido en el exterior .
Citar
+1 #1 ANDY VELARDE 07-09-2015 21:00
INTERESANTE EL ARTICULO,EN LA DECADA DEL 80 YO ESTUDIABA ADMINISTRACION DE NEGOCIOS, FUE EL INICIO DEL DESEQUILIBRIO MACROECONOMICO,PARA DESEMBOCAR EN UNA HIPERINFLACION GALOPANTE, HASTA QUE VINO LA RECONVERSION MONETARIA Y LAS MEDIDAS REACTIVADORAS,ES QUE SE SALIO DE ESA VORAGINE ECONOMICA.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar