Jueves 11 junio, 2015 | 02:00 pm 

El concepto de competitividad se empieza a institucionalizar en el año 2002 con la creación del Consejo Nacional de la Calidad. Han pasado 13 años, tiempo suficiente para que el Perú mejore sustancialmente su competitividad; pero es no ha sucedido. Por el contrario, la pérdida de ritmo y rumbo en materia económica pone en evidencia que no hemos hecho la tarea.

La siguiente pregunta es válida ¿por qué no podemos tener avances significativos en competitividad? ¿Somos incapaces? ¿Somos indiferentes al problema? ¿Hay intereses que no quieren reformas?

Buscando respuestas, tomemos como ejercicio de análisis un problema del cual nos quejamos todos los que vivimos en la capital: la congestión de las calles y las grandes pérdidas de tiempo que eso causa.

Hagamos números. Si cada trabajador limeño pierde dos horas al día yendo y viniendo del trabajo y movilizándose a distintos lugares de la capital y trabaja 21 días al mes; entonces, ese trabajador promedio está perdiendo 504 horas al año.

Tomando el ingreso promedio mensual de 1,544 soles, este heroico trabajador pierde 9.2 soles por cada hora de retraso. Al mes, la pérdida asciende a 386 soles y, al año, el trabajador pierde una nada despreciable suma de 4,632 soles; tres veces su sueldo mensual.

Si estos números todavía no nos sorprenden, consideremos la pérdida que sufre Lima con sus 4.5 millones de trabajadores empleados: una simple multiplicación nos permite estimar que la pérdida total causada por el problema la congestión de tránsito asciende a 2,268 millones de horas (o sea 258,904 años hombre de trabajo).

Puesta en soles, la pérdida asciende a la sorprendente cifra de 20,844 millones de soles. Aunque usted no lo crea, Lima pierde el 8% de su PBI montado en un vehículo de transporte atrapado en sus calles.

Si una empresa tiene 1,000 empleados, una hora de retraso por el tráfico representa un costo de 2.3 millones de soles. Felizmente esta cifra no es cargada en sus costos pero si es una cifra importante que alguien deja de ganar.

Podemos echarle la culpa a las autoridades, a la falta de planificación en infraestructura vial, a un sistema de transporte perverso, a la poca cultura del conductor de combis, al absurdo afán de cada chofer de llegar primero, etc. Nada de eso ha resuelto ni resolverá el problema.

Los economistas dicen que se trata de una falla de mercado; es decir, no hay forma de identificar a los causantes de semejante costo y, por lo tanto, tampoco hay forma de pasarle la factura. 

Dicho en un español más sencillo, lo que sucede es que hay alguien que gana con el pésimo estado del tránsito.  Todos sabemos quién o quiénes son esos ganadores. Es más, somos testigos de la forma en que tratan de impedir la reforma del transporte; pero, no hacemos lo suficiente y lo necesario para que las cosas cambien.

De este caso se puede deducir una respuesta a las preguntas iniciales: la mejora de la competitividad, en cualquiera de sus formas, afecta los intereses de alguien que lucra con la falta de competencia. Ese alguien, que todos conocen y pocos denuncian, se pone en evidencia a través de sus estrategias de oposición a los cambios.

Por lo tanto, hace falta unidad y madurez ciudadana, así como, voluntad política para impulsar los cambios que el desarrollo del Perú demanda.

Los que necesitamos de la competitividad, los que creemos en ella, debemos cerrar filas para exigir avances sensibles en todas las reformas que se necesitan para ser más competitivos.

 

Comentarios  

0 #4 JOSE DARIO DUEÑAS SA 25-06-2015 04:55
Continua, Jose Dueñas.
Buses, deberian salir todos si todos e ingresar nuevos buses anchos con puerta en el medio para ingreso a discapacitados, como existe en otras ciudades.
Desde las escuelas debe de cambiar todo ello y por supuesto que los MEDIOS DE COMUNICACION es personal clave para ello para cambiar de mentalidad paso a paso. pero no solo en el tema de transporte en muchisimos temas mas hemos avanzado en algunos si, pero nos falta un largo recorrido que si lo hacemos todos juntos sera mucho mejor. A todos nos gusta vivir en una ciudad que tenga unos servicios de excelencia entonces apuntemos a ello. Que falta? y volvemos al principio CULTURA de todos, falta union entre el ESTADO, EMPRESA y SOCIEDAD CIVIL. Hagamoslo busquemos soluciones para mejorar la Competitividad
Citar
0 #3 JOSE DARIO DUEÑAS SA 25-06-2015 04:48
Estimados, la competitividad es un todo Eduardo ha tocado un solo tema que se refleja en en Transporte es increible las cifras, las horas hombres que perdemos en movilizarnos, Lima hace años en una MEGACIUDAD, y como ello se necesita soluciones enormes.
Pero mas alla de las soluciones el tema pasa por algo CULTURA. Los peruanos nos falta cultura de transito, de educacion, de orden, en fin y eso si que es preocupante. Como bien indica en el articulo existen personas que se benefician con ello es mejor dicho con el caos, porque si a veces todo se torna un caos, pero para ello debemos buscar soluciones.
La reforma en el transporte es inminente es increible que año a año sigan ingresando mas autos nuevos, me parece OK sin embargo que hacer con los mas antiguos.
Citar
+2 #2 Nancy Arrelucé Ruiz 15-06-2015 13:52
Lamentablemente la mala calidad del transporte público hace que quien puede financiarse un auto propio prefiera esta opción que al final congestiona aún más el parque automotor. Es fundamental que eso cambie, el orden de una ciudad se refleja en su sistema de transporte público
Citar
+2 #1 R. de Guezala 13-06-2015 01:21
Muy buen artículo refleja perfectamente la realidad del País y no sólo en lo que concierne al transporte público sino en otras actividades que no avanzan por los intereses creados también debemos incluir la reforma del Estado tantas veces anunciada y supuestamente varias veces realizada y que nunca se efectuará porque a muchos conviene tener un Estado ineficiente
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar